Qué es el Dropshipping

dropshippingSi eres de aquellos que constantemente buscan nuevas formas para ganar dinero a través de Internet seguramente habrás escuchado hablar del dropshipping, ya que es un término que viene sonando con fuerza en los últimos tiempos, y lo cierto es que es una alternativa a tener en cuenta si tienes en mente probar suerte con la venta de productos online, pero no dispones de mucho capital para invertir.

 ¿Qué es «dropshipping»?

En el canal tradicional, el minorista (vendedor) mantiene en almacén un stock de los productos que tiene en venta en su tienda y que previamente ha comprado a un mayorista. En la modalidad de dropshipping desaparece la necesidad de mantener un stock de productos, ya que el vendedor cobra la venta y luego pasa el pedido al dropshipper (proveedor), que es quien se encarga de hacer el envío final al cliente. En el siguiente gráfico lo verás más claro:

Dropshipping

En sí, alguien que opta por el dropshipping sería una especie de comercial vendiendo a comisión los productos del dropshipper. Esto de entrada puede sonar bien: es fácil, es rápido y requiere una inversión mínima para la puesta en marcha del negocio, ya que al trabajar por Internet nos ahorramos no sólo la compra previa de los productos que tendremos en catálogo, sino también los gastos derivados del mantenimiento de un local comercial, e incluso del personal asociado al comercio tradicional. Pero debemos tener claro que sigue tratándose de un negocio, y un negocio requiere una buena planificación, tiempo y dedicación si queremos obtener resultados. Estudia bien los diferentes nichos de mercado y las posibilidades que ves en cada uno de ellos, y crea el correspondiente plan de negocio antes de lanzarte al ruedo. Que el trabajo se desarrolle en un entorno virtual no significa que debas descuidar tu preparación antes de ponerte a vender.

Una vez hayas decidido qué productos comercializar tendrás que empezar a buscar proveedores. En este punto debes de tener una cosa en mente: el dropshipper es el encargado del envío final del producto, pero cualquier reclamación sobre éste te llegará a ti, incluídas posibles disputas por Paypal (indispensable si quieres vender por Internet) debido a retrasos en el envío de la mercancía o posibles defectos que pueda presentar el artículo entregado. Que el proveedor esté fuera de tu país puede ser una tara a la hora de poner el precio final al artículo, puesto que seguramente esto encarezca los gastos de envío. Resumiendo: procura saberlo todo de los diferentes proveedores antes de decantarte por uno en concreto. Incluso, si te es posible, intenta negociar con proveedores “menores”, que todavía no desarrollen su negocio por Internet y con quienes pudieses pactar una determinada comisión por venta (del mismo modo que haría un comercial).

Bien. Suponiendo que ya has elegido tu nicho de mercado, trazado el correspondiente plan de negocio e incluso elegido a tus proveedores, llega el momento de resolver una última cuestión (que no tiene por qué dejarse para el último momento, pero no se puede enumerar todo a la vez): qué plataforma de venta utilizar. En este aspecto existe una oferta amplia en el mercado con precios para prácticamente todos los bolsillos, sin olvidarnos de los clásicos portales de subastas (Ebay, TodoColección), cuya principal ventaja es el tráfico que atraen y para cuyo uso no se requieren grandes conocimientos de programación o diseño. No olvidemos, eso sí, que estos portales cobran sus correspondientes comisiones. También existen dropshippers que ofertan montarte tu propia tienda virtual si accedes a trabajar con ellos.

En cualquiera de los casos, vuelvo a repetir que esto tienes que encararlo como un negocio y no como un juego: si no tienes ni idea de cómo manejar una tienda virtual y configurar los parámetros básicos, lo mejor es que recurras a un profesional. Sí, cuesta dinero, pero todo negocio requiere al menos una mínima inversión.

Para terminar, y huyendo un poco de algunas teorías catastrofistas que se leen por la red (que también existen fuera de ella, doy fe), decir que el dropshipping no es bueno ni malo por sí mismo, sino que todo depende de cómo te lo sepas montar. Es innegable que en cualquier emprendimiento incide el factor suerte, pero recuerda que la “suerte” depende en buena medida de tu trabajo y actitud, sobre todo en los primeros meses. Puedes utilizar el dropshipping como un primer paso para luego derivar hacia la venta tradicional, o puedes crear una buena base y asentar tu negocio en él. Tú decides cómo lo utilizas. En estos tiempos, desde luego que es una opción nada descartable.

Sobre Javier

Creé mi primera página a mediados de 2000. Años después sigo descubriendo las posibilidades de la Red. No enseño: comparto lo que voy aprendiendo por el camino y creo que puede ser útil a los demás. Tú decides si te sirve o no.

Algunos artículos que pueden interesarte:

Cómo rellenar el formulario de impuestos en Spare5

La presentación del formulario de impuestos (tax form) es un requisito obligatorio para trabajar en …

5 comentarios

  1. Buen artículo master. Yo en su día estuve mirando esta opción pero tiene dos grandes "problemas". Primero de todo tienes que hacerte autónomo con los gastos que ello conlleva y sin saber como te va a ir.

    Y el segundo problema es el tema de las garantías y el servicio post venta. Como tu bien has dicho, si hay algún problema con el material que vendes la gente te va a reclamar a ti, y tienes que ser tu quien tenga que lidiar con el proveedor para que te cambie/abone los productos.

    Con la experiencia que tengo con mi negocio, los proveedores cuando no se trata de una gran empresa, franquicia, centro comercial, etc…y sólo eres un pequeño intermediario que vende muy poca cosa, no te suelen hacer ni caso y las demoras en los cambios/abonos de productos suelen ser muy grandes, lo que conlleva a una mala imagen por tu parte con el cliente final.

    Aun así, eso no significa que no puedas triunfar, pero como tu bien indicas esto no es juego y hay que planificar muy bien lo que se quiere vender, el nicho de mercado en el que te vas a meter, inversión necesaria etc…

    Saludos master 🙂

    • Efectivamente, como cualquier negocio hay que hacer las cosas por lo legal, y eso conlleva el correspondiente alta en autónomos. Las desventajas, independientemente de si operas online o tienes un negocio físico, ya las sabemos: toca pagar aunque no tengamos ni idea de cuánto vamos a facturar (incluso de si vamos a hacerlo).

      La otra cuestión es el servicio post-venta, al que hay que prestar mucha atención porque es ahí donde te la juegas, y a un cliente que protesta porque el artículo llegó mal, roto o simplemente no lo ha recibido, no le puedes despachar diciendo que el envío lo hace otra persona. Aunque parte de tu negocio va a depender de terceros, a ojos del cliente sólo existes tú, para lo bueno y para lo malo. Hay que calibrar todo esto, porque en un primer momento no se tiene en cuenta.

      En fin, que la red da facilidades, pero pese a todo hay que tener claro que se trata de un negocio que hay que tomar tan en serio como si alquilases un local para ponerlo.

      Un saludo mister, gracias por pasarte 🙂

  2. Gran aporte!

    Hace unos meses estuve mirando en hacer este sistema, y la verdad, como dices, tiene sus pros y contras, por eso no seguí con la idea.

    Aunque si que tengo otra en la cabeza, pero para ello prefiero tener un pequeño localcito, y tirar para adelante con ello.

    Aún asi, es otra forma de ganar dinero, siempre y cuando hagas un estudio si te puede beneficiar en un futuro y como hacerse innovar día tras día!

    saludos!!!

    • La ventaja no ya del dropshipping, sino del comercio electrónico frente al tradicional, es básicamente el ahorro que supone en gastos de mantenimiento de local y puesta en marcha del negocio. Pero obviamente, Internet no sirve para cualquier tipo de negocio ;), aunque puedes abrir un negocio físico y utilizar la red para procurar aumentar tus ventas.

      Respecto a la innovación… es imprescindible si quieres diferenciarte del resto. En este punto siempre indico uno de mis referentes, que es una frutería de Bilbao a cuya dueña en su día tuve el gusto de conocer por las redes, y que demuestra día tras día cómo hay mil formas de hacer crecer nuestro negocio y diferenciarnos de la competencia. Baste decir que en plena crisis ella ha sido capaz de abrir un segundo local e incluso patentar una idea haciendo de la necesidad virtud: ¿habéis visto los "aparca-canes" que cada vez más negocios implementan en sus puertas?. Pues la idea (y correspondiente patente) es suya. Lo dicho: una crack y una referencia para quien desee abrir su propio negocio.

      Saludos 🙂

  3. Buenos días!

    Han creado un directorio de Dropshippers de todo el Mundo.

    Es totalmente gratuito entrar y encontrar el dropshipper que estéis buscando, pero además se ofrece un servicio de creación de tienda para vender los productos del dropshipper que seleccionéis, en la mayoría de los casos con stock y precios sincronizados con el dropshipper.
    Y si sóis dropshippers os podéis listar gratuitamente completando un formulario

    link:
    http://www.Dropnix.com

error: