Incidencia de la oferta y la demanda en las crisis financieras

Cuando las Bolsas bajan de forma estrepitosa se le echa la culpa a dos factores: la crisis y la ley de la oferta y la demanda.

Como eso es lo que se escucha en televisión, se lee en la prensa, nos los dicen los expertos…, tendemos a pensar que es verdad, pero nada más lejos de la realidad. Por mucho que lo repitan, no es más que otra gran mentira.

Las crisis NO existen. Las crisis son creadas a conciencia para sacarle el dinero al pueblo, sí, a ustedes.

Cada vez que haya un crash bursátil y oigan ustedes decir que se ha debido a una crisis, no lo crean, porque ninguna crisis se inicia de un día para otro.

Del crash bursátil del 27 de octubre de 1997 (lunes) se culpó a “la crisis de los chinos”. El miércoles, o sea dos días después, los índices se habían recuperado del crash y seguian subiendo. Los chinos saben hacer maravillas, solucionan su crisis en dos días. Con estos antecedentes, China debería de haber sido primera potencia económica mundial muchos años antes, pero, sin embargo, no lo ha logrado hasta 2014. La respuesta es muy simple: el crash bursátil de 1997 no existió, simplemente representaron una obra de teatro.

Lunes, 17 de agosto de 1998. Se repite la historia del párrafo anterior (otro crash bursátil), pero, esta vez, los culpables son los rusos. La (supuesta) crisis de Rusia provoca un crash bursátil del que al cabo de un mes nadie se acordaba. Lo habitual es que los crash bursátiles sucedan en octubre, pero, lo que son las cosas, en 1998 decidieron adelantarlo y fastidiarle las vacaciones a todos los alcistas.

Como curiosidad, podemos añadir que el año fiscal anglosajón termina a finales de septiembre y en octubre presentan sus cuentas de resultados. Por esa razón, la gente de este mundillo suele vaciticinar que todas las catástrofes ocurrirán en octubre (“será en octubre”).

En los mercados financieros, la curva de precios de acciones, índices, divisas, materias primas, etc., no viene determinada por la ley de la oferta y la demanda. Quienes suben y bajan los precios, como les da la gana y sin que nada lo motive, son las manos duras. Y por “manos duras” podemos entender personas y/o entidades cuyos nombres todos sospechamos, pero, nos cuidamos muy mucho de ponerlos negro sobre blanco. No fuera a ser que, por irnos de la tecla, nos viésemos en la tesitura de terminar nuestros días balanceándonos bajo alguno de los múltiples puentes del Támesis…, o estampados desde lo más alto de alguno de los rascacielos de Manhattan.

Sobre Alfonso_Madrid

Algunos artículos que pueden interesarte:

Spark Profit cambia las condiciones para solicitar pagos

A principios de este año Nous Global Markets (empresa propietaria de Spark Profit) lanzaba TIQL, …

error: